Así consiguen en Clínicas Verkomed que sus pacientes salgan rejuvenecidos con una sesión y sin quirófano

/COMUNICAE/

El Dr. Kosmecki acaba de incorporar en sus clínicas de medicina estética un láser Nordlys ™ con Frax 1550

Clínicas Verkomed acaba de incorporar a sus centros de Sevilla el dispositivo Nordlys™ de Candela®, una versátil plataforma cuya eficacia y seguridad están científicamente demostradas en una amplia gama de indicaciones, entre ellas, el rejuvenecimiento, uno de los tratamientos más demandados en estas fechas.

Al frente de Verkomed se encuentra el Dr. Bartosz Kosmecki, referente en España en rejuvenecimiento global del rostro y miembro de varias asociaciones de medicina, quien explica que decidió incorporar un láser Nordlys™ con Frax 1550 a sus clínicas porque «los pacientes estabán esperando desde hace mucho tiempo un sistema que rejuvenezca y mejore el aspecto del rostro y del cuerpo en poco tiempo y sin efectos secundarios, como los que pueden ocasionar los típicos tratamientos de inyectables (hematomas, hinchazón, etc.), por los cuales o tienen que suspender un día de trabajo o sobremaquillar las zonas tratadas».

Otro punto positivo que destaca el Dr. Kosmecki es que este dispositivo permite estimular la producción del colágeno en las capas profundas de la piel para mejorar su aspecto, textura y todas las imperfecciones de la misma no sólo en marcas, manchas, cicatrices, poros abiertos, etc., sino también progresivamente en zonas difíciles, «como cuello, escote, papada, flacidez del mentón, bolsa baja, lateral del ojo, rodillas, brazos y entrepiernas, que siempre son las zonas en guerra con el envejecimiento, ya que, por su ubicación, estas pieles pierden su elasticidad antes y de forma más visible que otras».

El doctor resalta que, si bien «no se consiguen grandes resultados en minutos», como con el ácido hialurónico o con el botox, «los resultados se pueden apreciar desde el primer momento y aumentan pasados los días y las semanas». Eso sí, avisa de que «todo depende del paciente, el problema que presente, su piel y, más que nada, del grado de flacidez que tenga. En pacientes jóvenes, de 30 a 40 años, normalmente se obtienen unas mejorías muy visibles con una sola sesión del tratamiento, los demás necesitarán un ciclo de 3 o 4 sesiones y hasta 6 o 7 en casos de flacidez muy avanzada». Además, señala que «es muy cómodo para los pacientes, ya que con la aplicación de crema anestésica es totalmente indoloro, rápido y se puede volver a la vida normal y al trabajo sin ningún problema».

En cuanto al momento idóneo para realizarse este tratamiento, Kosmecki asegura que, aunque en cualquier momento del año sea posible, «es aconsejable realizarlo en invierno para no irritar la piel recién tratada con el sol». Esto unido a que, «gracias al efecto flash que produce la estimulación de colágeno», a los pocos días «el paciente obtiene un efecto de luminosidad y frescura en la piel que los demás aprecian como efecto buena cara«, lo convierte en uno de los tratamientos estrella de las fiestas navideñas.

Fuente Comunicae

Powered by WPeMatico